Un sitio creado para el PCPI

http://parapcpi.jimdo.com/


Ver Lugares PCPI en un mapa más grande
Visitanos en...
Visitanos en...

Educación 3.0

Premio mejor iniciativa TIC
Premio mejor iniciativa TIC
agregador de blogs
agregador de blogs

PARA PADRES, MADRES O TUTORES

Este espacio, centrado en nuestro trabajo con las familias, o con el entorno del alumn@ tendrá gran importancia y se irá construyendo con las aportaciones o noticias de interés para ustedes.

Si tienes alguna pregunta, duda o sugerencia, coméntanos... ¡GRACIAS!

Escribir comentario

Comentarios: 0

Colaborar con los profesores...

Una enseñanza más desde el blog de SM (¡gracias!):

 

Familia y escuela deben trabajar en la misma dirección. Para ello, es necesario que exista una relación basada en la confianza, el diálogo y la colaboración mutua.

 

Ayuda a tu hijo a cumplir las normas

Si somos capaces de transmitir esta idea a nuestros hijos, valorarán positivamente las normas del colegio y comprenderán que son necesarias para la convivencia.

 

Infórmate sobre la evolución de tu hijo

Es cierto que los niños más pequeños son menos autónomos y necesitan un seguimiento más continuo y cercano. Sin embargo, los alumnos de esta edad también necesitan ayuda para mantener un ritmo adecuado de aprendizaje y maduración personal.

 

Cuidado con las críticas

Como referentes de nuestros hijos, debemos mostrar una actitud de respeto y valoración hacia el profesorado.

Cambia tu lenguaje para cambiar sus emociones

 

Leer más...

Ramon Casals Cienfuegos 

La escuela no empieza ni acaba en ella misma. Lo que se vive en casa condiciona de manera importante la vida escolar de hijas e hijos. La relación padres-hijos, el grado de confianza mutua, el tiempo compartido, la educación en la responsabilidad o el vínculo afectivo influyen y mucho. El autor nos explica cómo organizar la vida en casa, cómo enfocar diversos aspectos de la relación con los hijos e hijas que les ayudarán de forma directa y también indirecta a mejorar el rendimiento escolar. El libro incluye un capítulo dedicado a los hijos: «45 ideas para el estudiante», donde se les orienta en las técnicas básicas para estudiar mejor. 

Temas centrales - índice 
Hemos hecho un estudio . El lugar de estudio en casa . Aceptar las posibilidades de los hijos e hijas . La comunicación con la escuela . Hacer deberes y estudiar . Educar en la responsabilidad . La comunicación con los hijos . El control sobre las hijas y los hijos . El tiempo libre . El cojín emocional . 45 ideas para el estudiante . Para saber más. 

Serie: Familia / Comunidad educativa Col.: Familia y Educación 
Pág.: 208 - Precio: 17,8 € - ISBN: 978-84-7827-953-1 

El botiquín
Botiquin[].pps
Presentación Microsoft Power Point 650.5 KB

Prevenir el consumo de drogas

http://www.conmishijos.com/articulolargo/como_prevenir_el_consumo_de_drogas/21/21 

(consultado el 12/01/10)

 

Los estudios realizados en España sobre el consumo de drogas reflejan que suele comenzar a través de drogas legales, como el tabaco y el alcohol, y continúa con el cannabis (los “porros”). El hecho de consumir cada una de estas tres sustancias incrementa considerablemente el riesgo de consumir las otras dos. La edad de inicio en el consumo suele situarse entre los 13 y los 15 años, una edad crítica en la que conviene incrementar la eficacia de la prevención.

La percepción de las drogas está estrechamente relacionada con los consumos de riesgo, más extendidos entre los individuos que infravaloran sus consecuencias negativas. Los estudios sobre prevención desde la adolescencia llevan a destacar, en este sentido, la necesidad de: 

1 Ayudar a que comprendan sus consecuencias negativas no solo a largo sino también a corto plazo, de especial relevancia para la adolescencia actual debido a su fuerte orientación al presente. Hemos observado que uno de los mensajes contra el alcohol que más les llega es el que destaca sus efectos negativos inmediatos (disminución de la capacidad de autocontrol y aumento del riesgo de dar una impresión social negativa, por ejemplo). 

2 Favorecer que se hagan conscientes de los riesgos que las drogas pueden suponer para valores con los que se identifican, como la calidad de vida y, sobre todo, la libertad. Para conseguirlo, conviene ayudar a que entiendan lo que significa depender de una droga, fácil de percibir respecto altabaco, dependencia que reduce muy sensiblemente la libertad del individuo y suele resultar muy difícil de superar, frente a la facilidad que hubiera supuesto no iniciarse. 

3 Sustituir la errónea creencia según la cual la mayoría de los adolescentes consumen drogas por la percepción de que lo normal en la adolescencia es no consumirlas. En este sentido, conviene que conozcan que los riesgos de las drogas se incrementan cuando su consumo comienza antes de haber finalizado el proceso de maduración, razón por la que la venta de tabaco y alcohol, que es legal para los adultos, está prohibida hasta los 18 años. 

En nuestros estudios hemos encontrado que los adolescentes suelen creer erróneamente que la mayoría de los de su edad fuman habitualmente, han probado los porros y consumen alcohol todos los fines de semana. Por el contrario, las cifras obtenidas en estudios rigurosos sobre dichos consumos permiten situarlos muy por debajo de dicho nivel (que equivaldría al 51% o más), situándose en el 28,8% (los que fuman habitualmente), el 36,9% (los que han probado los “porros”) y el 22,9% (los que consumen alcohol todos los fines de semana), según los resultados de la Encuesta a la Población Escolar de 14 a 18 años, realizada en el 2002 por el Plan Nacional sobre Drogas. 

Esta tendencia a sobrevalorar la extensión del consumo percibiéndolo como normativo suele actuar como una presión que puede llevar a que el adolescente también consuma para ser como los demás. Conviene tener en cuenta, en este sentido, que una de las razones a las que más aluden cuando se les pregunta por qué fuman o beben alcohol es que sus amigos también lo hacen. Para prevenir conviene, por tanto, ayudar a que corrijan estas distorsiones y que desarrollen habilidades que les permitan resistir la presión social cuando ésta es destructiva. 

Cuándo hay que dar información

Una de las preguntas que con frecuencia se plantean los educadores es cuándo y sobre qué drogas hay que dar información, temiendo no sin fundamento que una información excesiva o prematura pudiera ser contraproducente (por despertar, por ejemplo, la curiosidad). Los estudios realizados para contestar a este interrogante reflejan la conveniencia de proporcionar información respecto a las drogas que están en el entorno del adolescente. Según los datos proporcionados por los últimos estudios, para los de 13-15 años, por ejemplo, dicha información suele hacer referencia a las tres sustancias más disponibles y consumidas: el tabaco, el alcohol y el cannabis.

Seguir disponible para ayudar también en la adolescencia

La habilidad para afrontar con eficacia y autonomía las situaciones de riesgo es un aspecto importante de nuestra capacidad de adaptación que suele desarrollarse bastante tarde. Los principios que estructuran las relaciones sociales en la infancia hacen que el niño reclame y acepte la ayuda de los adultos encargados de su cuidado ante situaciones que podrían representar una amenaza para su seguridad, permitiendo así obtener la protección que necesita. Por el contrario, la creciente necesidad de autonomía que experimenta el adolescente le lleva a rechazar la protección de los adultos y a enfrentarse a situaciones y conductas de riesgo, que pueden representar una grave amenaza para su desarrollo. 

No suele ser fácil para el adulto adaptarse al cambio que supone dejar de proteger a un niño para ayudar a un adolescente. Cambio que puede originar una gran incertidumbre a muchos padres y madres sobre qué deben hacer. Y ante el cual responden a veces con un retirada excesivamente brusca de su apoyo y atención, privando así al adolescente de condiciones protectoras necesarias para su desarrollo. Para evitarlo, conviene ir retirando la supervisión de forma gradual, a medida que el adolescente manifiesta que es capaz de tomar las riendas de su vida y de afrontar adecuadamente los riesgos que pueden surgir. 

La conducta de riesgo no se produce porque sí

Para comprender la conducta de riesgo en la adolescencia es necesario tener en cuenta que no se produce de forma gratuita, sino que puede ser utilizada para responder a funciones psicológicas y sociales, especialmente cuando no se dispone de otros recursos para ello. Entre dichas funciones cabe destacar: la integración en el grupo de iguales, la reducción del estrés y de la incertidumbre, obtener experiencias de poder y protagonismo, establecer la autonomía, rechazar las normas y valores de la autoridad convencional, o marcar la transición de la infancia al nuevo estatus de adolescente

En función de lo anteriormente expuesto, se deduce que para prevenir las conductas de riesgo no basta con enseñar a rechazarlas sino que es preciso desarrollar otras alternativas que las hagan “innecesarias”. 

El riesgo y la necesidad de ser especial

En la adolescencia comienza a desarrollarse una forma diferente de ver el mundo, tomando más distancia de la realidad inmediata, para juzgarla a partir de lo que podría ser, imaginar otras posibilidades además de las que existen, captar contradicciones en lo que dicen los adultos, cuestionar lo que le proponen, pensar sobre los propios pensamientos y sentimientos o analizar todas las posibilidades. Estas nuevas capacidades desempeñan un papel fundamental en la principal tarea evolutiva de esta edad: la construcción de la propia identidad. Pero pueden estar también en el origen de algunas conductas de riesgo, como el consumo de drogas, puesto que llevan a ampliar el número de alternativas que se plantean, aceptando transgresiones a las reglas establecidas, y reconociendo las frecuentes contradicciones de los adultos. Lo cual permite descubrir las inconsistencias de algunos de los argumentos o de las exageraciones de los adultos cuando intentan transmitir miedo hacia los consumos de riesgo; errores que conviene, por tanto, evitar para prevenir con eficacia.

La necesidad de sentirse especial que tiene el adolescente puede llevarle a creer que es invulnerable y que no sufrirá las consecuencias más probables de los riesgos en los que incurre (expresada coloquialmente como “yo controlo”, “puedo dejarlo cuando quiera”...). Aunque esta distorsión puede darse en cualquier edad, su fuerza en la adolescencia temprana, entre los 13 y los 15 años, es especialmente acentuada. Otra característica de esta etapa que conviene tener en cuenta es la frecuente tendencia a la dramatización, imaginándose, como si estuviera delante de un auditorio imaginario, que los demás prestan tanta atención a lo que le preocupa como él mismo. Para favorecer la superación de estas características, y su asociación con conductas de riesgo, conviene que el adolescente tenga la oportunidad de compartir sus pensamientos y sentimientos con un auditorio real de compañeros que se identifiquen con valores positivos, con los que descubrir coincidencias y sentirse al mismo tiempo especial y único sin poner en riesgo su desarrollo futuro. 

Sociedad de riesgo y medios de comunicación

Algunas de las condiciones que conducen a los consumos de riesgo de la adolescencia actual van más allá de los escenarios concretos en los que trascurre su vida, puesto que coinciden con creencias sociales muy extendidas, que entran en contradicción con los valores en los que queremos educar, y que suelen ser trasmitidas en buena parte por los medios de comunicación, y especialmente por la televisión. Entre esas condiciones cabe destacar:

a) La orientación general al consumo, trasmitida sobre todo por la publicidad, que promueve la tendencia a buscar gratificaciones inmediatas, por encima de otro tipo de valores más difíciles de conseguir. 

b) La orientación general al riesgo, percibiéndolo como deseable o incluso como obligatorio, y el acentuado protagonismo que en los medios de comunicación se da a las conductas destructivas de los adolescentes (como el consumo de drogas o la violencia) junto a la nula visibilidad que en dichos medios tienen otras alternativas más positivas.

c) La asociación del consumo de drogas con valores (como modernidad, valentía, éxito, popularidad, diversión...) o fomentando un ideal corporal imposible de obtener y cuya consecución conduce a consumos de riesgos asociados a la anorexia y la bulimia.

De lo anteriormente expuesto se deriva la necesidad de modificar los medios de comunicaciónpara que su influencia sobre la infancia no sea negativa, así como la conveniencia de ayudar a desarrollar a través de la educación una actitud crítica respecto a los mensajes que trasmiten. 

La vinculación con contextos positivos ayuda a prevenir

Desde el comienzo de la vida del individuo puede reducirse su vulnerabilidad frente a distintos tipos de riesgo psicosocial favoreciendo su capacidad para establecer vínculos de calidad, basados en la confianza mutua. Capacidad que comienza a desarrollarse a partir de las relaciones que el niño establece con los adultos más significativos (su madre y su padre, generalmente), con los que va aprendiendo lo que se puede esperar de los demás y de sí mismo. Cuando el adulto responde con sensibilidad y consistencia a las demandas de atención del niño, le ayuda a desarrollar la confianza básica en su propia capacidad para influir en los demás con éxito e información adecuada sobre cómo conseguirlo. La seguridad proporcionada en la relación de apego permite al niño desarrollar expectativas positivas de sí mismo y de los demás, que le ayudan a: aproximarse al mundo con confianza, afrontar las dificultades con eficacia, obtener la ayuda de los demás o proporcionársela. En algunos casos, sin embargo, el niño aprende que no puede esperar cuidado ni protección, desarrolla una visión negativa del mundo y se acostumbra a responder a él con conductas que dificultan tanto el establecimiento de vínculos de calidad como el afrontamiento del estrés, incrementando con ello la probabilidad de las conductas de riesgo y su vulnerabilidad general.

Para ayudar a superar estos esquemas negativos o desestructurados es preciso proporcionar experiencias de interacción con adultos que tengan una adecuada disponibilidad psicológica, con los cuales se pueda aprender: 1) a confiar en uno mismo y en los demás; 2) a predecir, interpretar y expresar las emociones; 3) así como a estructurar de forma consistente el propio comportamiento en relación con el comportamiento de otras personas. 

Los estudios realizados sobre distintas conductas destructivas, incluidos los consumos de riesgo, reflejan que su probabilidad disminuye cuando el individuo se vincula a contextos prosociales, y que, por el contrario, aumenta cuando se vincula a contextos en los que los agentes de referencia se orientan de forma negativa. De lo cual se deduce la necesidad de favorecer la participación activa del adolescente en grupos de orientación constructiva para prevenir dichos problemas. 

El papel de la familia

La familia desempeña un papel prioritario en la prevención de conductas de riesgo, favoreciendo esquemas básicos que ayuden a vincularse al mundo de forma positiva y a afrontar adecuadamente la adversidad. Y para conseguirlo, es preciso que la educación familiar proporcione tres condiciones: una relación afectiva cálida, que dé seguridad y estimule la autonomía, una disciplina que enseñe a respetar normas y límites sin caer en el autoritarismo ni en la negligencia; y la disponibilidad de adultos con los que establecer una comunicacióncontinua, incluso en la adolescencia, y a los que recurrir cuando haga falta. 

Los estudios sobre conductas de riesgo destacan la necesidad de que los adolescentes sigan disponiendo de adultos de referencia en la familia, en los que puedan confiar para comunicarse de forma continua. En apoyo de la relevancia de dicha relación cabe destacar, por ejemplo, que el hecho de seguir realizando parte de las actividades de ocio con los padres durante laadolescencia se relacione con una menor tendencia a los consumos de riesgo. 

Por otra parte, se ha observado que la tendencia a los consumos de riesgo es menor entre los adolescentes que encuentran en sus padres un claro rechazo al consumo de dichas sustancias y que se comportan coherentemente con ello, es decir, que no las consumen. 

En resumen, para prevenir los consumos de riesgo la familia debe trasmitir tanto la disponibilidad de los adultos para ayudar cuando sea necesario como un rechazo claro y coherente hacia las conductas de riesgo y los límites que es preciso respetar. 

Situación escolar y capacidad para orientarse hacia objetivos positivos

Como se reconoce con frecuencia, la escuela es un contexto privilegiado para prevenir los consumos de riesgo: favoreciendo conceptos y representaciones mentales que ayuden a comprender sus consecuencias, enseñando habilidades con las que aprender a tomar decisiones en situaciones de riesgo y a resistir las presiones negativas. Los estudios llevados a cabo sobre la prevención de drogodependencias reflejan que la eficacia de los programas escolares aumenta cuando se llevan a cabo a través de procedimientos muy participativos, basados en la interacción entre compañeros, probablemente debido a que las presiones que conducen a su consumo se sitúan también en dicha interacción. 

Además, la escuela puede desempeñar un decisivo papel en la prevención de las conductas de riesgo favoreciendo la capacidad del individuo para orientarse hacia objetivos positivos, que le ayuden a obtener el protagonismo y el poder que necesita para apropiarse de su futuro y vincularse a contextos prosociales. Las relaciones que en el contexto escolar se establecen desde los primeros años tienen, en este sentido, una gran importancia. De ellas depende el aprendizaje de la motivación de eficacia, una de las características psicológicas más relevantes en la calidad de la vida de los seres humanos, de las que depende la capacidad para trabajar, esforzándose por conseguir lo que se desea con la suficiente persistencia como para superar los obstáculos que con frecuencia se encuentran. 

Esta motivación de eficacia es aprendida a partir de las experiencias de éxito y fracaso que se han tenido a lo largo de la vida, y especialmente durante la infancia y adolescencia. Según como hayan sido dichas experiencias y los mensajes transmitidos por los adultos más significativos, en laescuela y en la familia, los niños han aprendido a anticipar unos determinados resultados (positivos o negativos) en distintas actividades y a darse a sí mismos mensajes que ayudan u obstaculizan su eficacia. 

Los niños que no tienen ninguna oportunidad de éxito y reconocimiento difícilmente pueden soportar las dificultades o las comparaciones que se producen en situaciones de aprendizaje, que tienden a evitar y a sustituir por otro tipo de situaciones con las que obtener la atención y el protagonismo que necesitan. Carencia que puede incrementar la tendencia a las conductas de riesgo. Para prevenir estos problemas y favorecer la vinculación con la escuela conviene que todos los alumnos puedan obtener en ella el protagonismo académico que necesitan. Para conseguirlo en los casos más difíciles, conviene ayudar a que: 

• Se planteen objetivos realistas de aprendizaje

• Pongan en marcha acciones adecuadas para alcanzarlos. 

• Se esfuercen, superando los obstáculos que suelen aparecer. 

• Y lleguen a obtener éxito y el reconocimiento que necesitan por parte de los adultos más significativos (en la escuela y en la familia). 

La forma de ocupar el tiempo libre

El consumo de drogas de la adolescencia actual está fuertemente concentrado en los fines de semana y en los lugares de ocio en los que se favorece dicho consumo: bares, discotecas, o los lugares en los que se sigue practicando el botellón. De lo cual se deduce que para prevenir es preciso favorecer alternativas de ocio con las que puedan cumplir las mismas funciones psicosociales que con aquellas (sentir que forman parte del grupo, buscar nuevas sensaciones, establecer rituales de transición, obtener experiencias de protagonismo y poder...), pero sin drogas. Para incrementar dichas alternativas conviene actuar tanto sobre el entorno que rodea a los adolescentes, mejorando las oportunidades disponibles, como sobre la representación que ellas y ellos tienen de dichas posibilidades, de forma que se incremente la visibilidad e interés por las formas de ocio más positivas. 

María José Díaz-Aguado.
Catedrática de Psicología de la Educación, Universidad Complutense

 

Padres que lloran en la almohada

En el siguiente enlace podéis escuchar un audio sobre una entrevista a la autora de este libro.

 

http://www.lucesenlaoscuridad.es/grabaciones.php?elemento=2030

Padres de familia en acción

En este blog creado y manejado por Eduquemos en la Red, encontrarás los links a los principales artículos dedicados a padres de familia. Consejos, orientación y mucho más.

http://padresdefamiliaenaccion.blogspot.com/

 

Sospecho que toma drogas...

Esta sospecha cuando tenemos un adolescente en casa surge muchas veces, a continuación os dejamos un para de direcciones donde estar bien informados:

La adolescencia es un período de crecimiento que ofrece nuevas posibilidades. Al mismo tiempo, estos años son críticos para el futuro de tu hijo. Los adolescentes pueden sentir la presión de involucrarse en el uso de las drogas y en otros comportamientos riesgosos que pueden tener efectos negativos a largo plazo en sus vidas. http://www.eduquemosenlared.com/es/index.php/articulos-padres/326-hijo-drogas

La familia tiene un papel indiscutible en la prevención del consumo de drogas por ser la única institución en la que el individuo participa durante toda su vida. La familia tiene la capacidad de constituirse en transmisora de valores, costumbres, hábitos, modelos de comportamiento, así como en elemento de apoyo, resolución de conflictos y sustento del estado del bienestar.http://www.fad.es/


"Madre" Sorolla, 1895
"Madre" Sorolla, 1895

Padres preocupados

Desde la Universidad de Padres de José Antonio Marina, leemos:

Somos conscientes de la preocupación de muchos padres sobre sus hijos adolescentes, pero debemos huir de análisis apresurados y pesimistas. Hay muchos adolescentes que hacen, viven y piensan de una manera estupenda. Para todos nosotros será positivo cambiar la imagen negativa de nuestros jóvenes y hablar de ellos reconociendo su talento, sus virtudes y su afán de mejorar día a día.

...

http://www.universidaddepadres.es/index.php?option=com_content&view=article&id=411:grandes-adolescentes&catid=127:06canalpadres&Itemid=382

 

"Pescadora con su hijo" Sorolla, 1908
"Pescadora con su hijo" Sorolla, 1908

Carta de un adolescente sobre la violencia doméstica

En este enlace queremos compartir con vosotros una carta escrita por un adolescente, que habla de la realidad de tantas familias... para que juntos luchemos porque estas situaciones sean algo "no-real"

 

Educad a vuestros hijos en el diálogo, la confianza, la sinceridad, ...

Carta a un maltratador

 

Fernando Orden Rueda 2º de Bachillerato, de Ciencias de la Salud. IES Bioclimático, de Badajoz. II Premio del II Concurso Nacional ‘Carta a un maltratador’, convocado por la Asociación ‘Juntos contra la violencia doméstica’

 

Para ti, cabrón: Porque lo eres, porque la has humillado, porque la has menospreciado, porque la has golpeado, abofeteado, escupido, insultado... porque la has maltratado. ¿Por qué la maltratas? Dices que es su culpa, ¿verdad? Que es ella la que te saca de tus casillas, siempre contradiciendo y exigiendo dinero para cosas innecesarias o que detestas: detergente, bayetas, verduras... Es entonces, en medio de una discusión cuando tú, con tu ‘método de disciplina’ intentas educarla, para que aprenda. Encima lloriquea, si además vive de tu sueldo y tiene tanta suerte contigo, un hombre de ideas claras, respetable. ¿De qué se queja?

Te lo diré: Se queja porque no vive, porque vive, pero muerta. Haces que se sienta fea, bruta, inferior, torpe... La acobardas, la empujas, le das patadas…, patadas que yo también sufría.

Hasta aquel último día. Eran las once de la mañana y mamá  estaba sentada en el sofá, la mirada dispersa, la cara pálida, con ojeras. No había dormido en toda la noche, como otras muchas, por miedo a que llegaras, por pánico a que aparecieses y te apeteciera follarla (hacer el amor dirías) o darle una paliza con la que solías  esconder la impotencia de tu borrachera. Ella seguía guapa a pesar de todo y yo me había quedado tranquilo y confortable con mis piernecitas dobladas. Ya había hecho la casa, fregado el suelo y  planchado tu ropa. De repente, suena la cerradura, su mirada se dirige hacia la puerta y apareces tú: la camisa por fuera, sin corbata y ebrio. Como tantas veces. Mamá temblaba. Yo también. Ocurría casi cada día, pero no nos acostumbrábamos. En ocasiones ella se había preguntado: ¿y si hoy se le va la mano y me mata? La pobre creía que tenía que aguantar, en el fondo pensaba en parte era culpa suya, que tú eras bueno, le dabas un hogar y una vida y en cambio ella no conseguía hacer siempre bien lo que tú querías. Yo intentaba que ella viera cómo eres en realidad. Se lo explicaba porque quería huir de allí, irnos los dos…Mas, desafortunadamente, no conseguí hacerme entender. 

Te acercaste y sudabas, todavía tenías ganas de fiesta. Mamá dijo que no era el momento ni la situación, suplicó que te acostases, estarías cansado. Pero tu realidad era otra. Crees que siempre puedes hacer lo que quieres. La forzaste, le agarraste las muñecas, la empujaste y la empotraste contra la pared. Como siempre, al final ella terminaba cediendo. Yo, a mi manera gritaba, decía: mamá no, no lo permitas. De repente me oyó. ¡Esta vez sí que no!–dijo para adentro-, sujetó tus manos, te propinó un buen codazo y  logró escapar. Recuerdo cómo cambió tu cara en ese momento. Sorprendido, confuso, claro, porque ella jamás se había negado a nada.

 Me puse contento antes de tiempo.

Porque tú no lo ibas a consentir. Era necesario el castigo para educarla. Cuando una mujer hace algo mal hay que enseñarla. Y lo que funciona  mejor es la fuerza: puñetazo por la boca y patada por la barriga una y otra vez…

Y sucedió.

Mamá empezó a sangrar. Con cada golpe, yo tropezaba contra sus paredes. Agarraba su útero con mis manitas tan pequeñas todavía porque quería vivir. Salía la sangre y yo me debilitaba. Me dolía todo y me dolía también el cuerpo de mamá. Creo que sufrí alguna rotura mientras ella caía desmayada en un charco de sangre. 

Por ti nunca llegué a nacer. Nunca pude pronunciar la palabra mamá. Maltrataste a mi madre y me asesinaste a mí.

Y ahora me dirijo a tí. Esta carta es  para tí, cabrón: por ella, por la que debió ser mi madre y nunca tuvo un hijo. También por mí que sólo fui un feto a quien negaste el derecho a la vida.

Pero en el fondo, ¿sabes?, algo me alegra. Mamá se fue. Muy triste, pero serenamente, sin violencia, te denunció y dejó que la justicia decidiera tu destino. Y otra cosa: nunca tuve que llevar tu nombre ni llamarte papá. Ni saber que otros hijos felices de padres humanos señalaban al mío porque en el barrio todos sabían que tú eres un maltratador. Y como todos ellos, un hombre débil. Una alimaña. Un cabrón.

 

Este texto se ha obtenido de http://www.educarex.es/lagaceta/?p=192 (consultado el 10-Abril-2010)

ARTÍCULO PARA PENSAR

Artículo: EDUCAR A NUESTROS HIJOS
ArtículoHijos.pdf
Documento Adobe Acrobat 32.2 KB

LECTURA RECOMENDADA PARA COMENZAR EL CURSO:

PADRES FUERTES HIJAS FELICES
de
MEEKER, MEG

Resumen:

La doctora Meeker demuestra que un factor determinante para que las jóvenes se conviertan en mujeres seguras y equilibradas es un padre fuerte que ejerza su papel con amor, cariño y confianza. Padres fuertes, hijas felices revela: Hasta qué punto los consejos y el testimonio vital de los padres influye en vida de las hijas. Desde el uso de drogas, alcohol y tabaco a la autoestima, el equilibrio emocional, o al modo de relacionarse con los chicos. Por qué las chicas dependen del cariño y de la compañía de sus padres, incluso más allá de sus años universitarios. La receta para el desastre: la idea de que las chicas “necesitan cometer sus propios errores y aciertos”. Cómo comunicarse con su hija, y cómo no hacerlo. En una época en la que cada vez se insiste más en “difuminar” la distinción natural entre el papel del padre y de la madre, en que da igual si la familia está compuesta por dos padres o dos madres, o si es monoparental, este libro demuestra que el rol de padre es bastante más influyente de lo que muchos hombres imaginan. Además de la relación maternal, las hijas necesitan del apoyo que sólo un padre puede dar, y si los padres están dispuestos a seguir los consejos de la doctora Meeker sobre cómo educar a sus hijas, su recompensa será excepcional.

"Pescadoras valencianas" Sorolla, 1915
"Pescadoras valencianas" Sorolla, 1915
No crezca mi niño
vuelabajo.pps
Presentación Microsoft Power Point 3.5 MB

Aquí tenemos una presentación, con música de Facundo Cabral con un mensaje que todos hemos tenido alguna vez... NO CREZCA MI NIÑO... pero nuestros niños crecen y lo que hemos de hacer es ayudarles a ser MEJORES PERSONAS CADA DÍA, y a VIVIR CON ILUSIÓN, cada minuto, cada instante de nuestro tiempo... porque merece la pena DISFRUTAR DEL DON QUE ES LA VIDA

 

GRACIAS por confiar en nosotras a su mejor tesoro que son sus hijos,

GRACIAS por apoyar nuestras decisiones,

GRACIAS por estar ahí...

 

Porque sin ustedes nada sería posible.

 

GRACIAS por poner normas en casa,

GRACIAS por poner horarios de entrada y salida,

GRACIAS por enseñarles cómo es la VIDA...

Reirse de vez en cuando TAMBIÉN ES BUENO
amordepadres.pps
Presentación Microsoft Power Point 99.5 KB

A continuación mostramos un video de YOUTUBE (para que también perdamos el miedo a este portal y veamos que no todo lo que contiene es malo, ¡hay muchas cosas buenas!) donde nos da algunos consejos para la dura tarea de ser padre o madre...SOBRE LO QUE NUNCA DEBEMOS HACER

Consejos
Una vez más nos llega una presentación por mail que queremos compartir con vosotros. Disfrutar también la música además de las palabras.
CONSEJOS DE UN PADRE A SU HIJO.pps
Presentación Microsoft Power Point 709.0 KB

Un enlace que os puede venir bien como información:

http://adolescentes.blogia.com/

 

 

No más...
No más...

LECTURA RECOMENDADA: Cómo hablar para que los adolescentes le escuchen y cómo escuchar para que los adolescentes le hablen

 

Este libro, lleno de consejos fáciles de aplicar, viñetas y páginas de resumen, es una obra indispensable que le ayudará a establecer los cimientos de una relación sana, basada en la comunicación y no en las reprimendas. Las autoras han creado un innovador enfoque para un diálogo sincero, abierto y de respeto mutuo entre padres y adolescentes. Se trata de una estrategia que evita discusiones, reduce frustraciones y fomenta una comunicación reflexiva sobre todos los temas, desde la hora en que hay que llegar a casa o los deberes hasta las drogas y el sexo.

 

(cita obtenida de: http://www.crianzanatural.com/prod/prod264.html)

Para hablar a nuestros hijos... tenemos que ser SINCEROS, no tener miedo a su reacción, ENSEÑAR con el ejemplo, es la mejor manera de que el adolescente aprenda... y sea un ADULTO comprometido y maduro...

Es más fácil dejarles hacer que poner límites, y sin embargo los límites son necesarios.

Hoy "nos lo harán pasar mal" quizá, pero mañana van a agradecernos lo que hoy hacemos por ellos, siempre desde la GENEROSIDAD y el AMOR.

Nunca queráis ser amigos de vuestros hijos... podeis mejorar vuestros niveles de confianza, pero no confundamos los términos, un hijo es un HIJO no un amigo... y aunque seamos viejitos, seguirá siendo un hijo!

Vivir el presente en plenitud, y pasar todo el tiempo posible con vuestros hijos e hijas... esta será la mejor herencia que podéis dejarles.

LAS REDES SOCIALES

Casi todos nuestros alumnos, participan de forma activa en las redes sociales, amigos virtuales, conversaciones sin mirarse a los ojos, "quedadas" en red, ... pero ¿hasta donde hemos de estar preocupados?

Hemos trabajado este tema en clase haciendo ver la peligrosidad de la red, pero ustedes como padres, también tienen algo que hacer.

Este curso tendremos como ayuda en clase a http://www.protegeles.com/ les aconsejamos que visiten esta página web.

 

De esas cosillas que nos llegan por correo quiero rescatar una LA CARTA DE UN NIÑO A TODOS LOS PADRES DEL MUNDO, os aconsejo le echeis un ojo...

 

Carta_de_un_hijo_a_todos_los_padres_del_
Documento Adobe Acrobat 30.9 KB

El juez de Granada

Son muchos los enlaces que nos llegan de este juez dedicado a los adolescentes. He de reconocer que los consejos de este hombre me gustan, sobre todo por la parte humana que contienen.

Aquí os dejo una de sus entrevistas para poder reflexionar.

Por_no_parecer_fachas.pps
Presentación Microsoft Power Point 1.1 MB